Actualidad

  • Luis Daniel Ovalle M

Guerra verde: Aerolíneas se enfrentan al gobierno de España por los impuestos a vuelos domésticos

El llamado "plan 2050" buscaría disminuir las emisiones de carbono producidos por la industria aérea

Foto: Maxime CERTAIN-MESSAGER

Similar a lo sucedido en Francia durante el mes de abril, el gobierno de España propuso imponer impuestos a los vuelos domésticos, lo cual figura en el plan 2050 del presidente Pedro Sánchez para disminuir el impacto del sector en la industria aérea, según se indicó en la presentación del mismo. Ante esta situación, representantes de diferentes organismos y aerolíneas se oponen rotundamente, destacando los efectos negativos que este proyecto de ley traería para la economía española.


En principio se espera que la propuesta incluya impuesto en las tarifas de corta distancia, a los viajeros frecuentes y también la posible prohibición de vuelos cuya duración puede cubrirse en menos do dos horas en tren. En Francia un proyecto muy similar recibió la aprobación de la Asamblea Nacional de Francia, a la espera por ser sometida a votación en el Senado francés y posteriormente una tercera y definitiva aprobación de la Asamblea Nacional, lo que decidirá la prohibición de todos los vuelos que puedan ser sustituidos por viajes en tren de hasta dos horas y media.


Una portavoz de la sucursal española de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA) declaró a Reuters el "rechazo rotundo a un impuesto sobre los billetes y la eliminación de vuelos de menos de 2,5 horas", asegurando que la primera medida causará estragos en el turismo, principal motor financiero del país, mientras que la segunda solo desplazará los vuelos de conexión a terceros países, lo que no generará beneficio al medio ambiente.


Vea también: Francia está muy cerca de prohibir vuelos locales de corta distancia


Según una investigación de Transport & Environment sobre a medida en proceso de aprobación en territorio francés reveló que la supresión de los vuelos locales apenas disminuye las emisiones, sin marcar una diferencia significativa en la lucha por el planeta y afectando económicamente a las aerolíneas. Los datos ofrecidos por el portal indican que al eliminar los vuelos de corta distancia solo se reduce el 0,8% de las emisiones totales, mientras que al expandir el umbral a traslados de de menos de cinco horas, este porcentaje aumenta apenas al 4.5%, aún suficientemente bajo para no representar una diferencia significativa.


"Condicionar encubiertamente 14.000 millones de euros en fondos de recuperación europeos a la imposición de nuevos impuestos a la aviación no solo penaliza al sector, sino también al consumidor”, expresó José Bauza Díaz, coordinador de la comisión de transporte y turismo del Parlamento Europeo. El funcionario además señaló la importancia del sector para la economía local basada principalmente en el turismo, muy afectado a causa de la pandemia.


La directora comercial de Iberia, María Jesús López-Solas, también se posicionó en contra del plan 2050, denunciando una "demonización de las aerolíneas que penalizará a toda la cadena de valor”, además de asegurar que los viajes aéreos solo representan el 1% de las emisiones de carbono de la Unión Europea, por lo que considera inviables las nuevas medidas.