Actualidad

  • Luis Daniel Ovalle M

Arrendador principal de Boeing instó a la fabricante a enfocarse en los problemas del 787

Para Air Lease Corporation la prioridad debe ser agilizar las entregas de los 787, en lugar de enfocar los esfuerzos en aeronaves cuya entrega están agendadas para años próximos

Debido a los recurrentes problemas relacionados con el 787 Dreamliner, la empresa arrendadora Air Lease Corporation instó a Boeing a establecer su resolución como prioridad principal. Entre los temas discutidos por ambas compañías también ha destacado la delicada situación del 777X, con cada vez menos pedidos en firme.


El futuro cercano de Boeing sigue siendo una incógnita, la cual aumenta el nivel de preocupación puesto que los problemas no paran de aparecer. Existe la posibilidad de reemplazar el fuselaje de los 737 para modernizarlo, o bien incursionar con un nuevo avión del mercado intermedio que tome el lugar de los 757 y 767. Estas opciones parecen poco viables en vista del éxito del A321LR, además de la cantidad de contratiempos de la fabricante estadounidense en los últimos meses.


Con respecto a este tema, el director ejecutivo de Air Lease Corporation, John Plueger ha dejado claro cuál debería ser la prioridad de Boeing, según las mediciones de la empresa de arrendamiento. “Queremos que Boeing arregle su casa, que la ponga en orden. Los retrasos del 787 nos están impactando, así como el resto de la entrega, el proceso de fabricación. Boeing ha pasado por un momento tremendamente difícil y, aunque ciertamente han progresado mucho, la verdad es que primero necesitamos que arreglen el resto de su casa antes de que tengamos interés en hablar sobre nuevos aviones", aseguró.


Vea también: La FAA emitió una nueva directiva de aeronavegabilidad que afectará a 222 unidades Boeing 787


"Está claro que los problemas de producción que han surgido en los 787 parecen haberse multiplicado, y hay niveles cada vez mayores de inspección debido a los hallazgos de no conformidad", puntualizó Plueger indicando cuál debe ser el obetivo número uno de Boeing para el corto plazo. El ejecutivo apuntó además que una solución podría ser utilizar el avión en su estado actual, siempre y cuando los mecánicos e inspectores estuviesen de acuerdo que no representa un problema para la seguridad, lo cual no parece ser la misma idea que maneja la FAA.


El impacto económico negativo de la pandemia, ahora magnificado por la difícil situación de Boeing, afecta a muchas partes en la industria, incluyendo empresas de arrendamiento y aerolíneas. Este efecto dominó podría significar cada vez más caídas en los pedidos de aeronaves, como se han evidenciado con el 777X tras haber sido anunciado el retraso de sus entregas.

© 2020 CL Aviation Consulting RIF-V-1517857-6

Suscríbete