Actualidad

  • Luis Daniel Ovalle M

Así resolvió Pfizer el dilema del transporte de sus vacunas junto a Boeing


Foto: Rey Del Rio/Getty

Han sido muchos los contratiempos y dificultades a sortear en cuanto a la creación, y posterior distribución de la vacuna contra el Covid-19, siendo la logística de transporte el último gran dilema de los fabricantes como Pfizer y BioNTech, que junto a Boeing consiguieron idear una forma segura de llevar grandes cargas de vacunas en aviones sin mayores riesgos para la tripulación.


El primer punto a tomar en cuenta es el método más conveniente para mantener las vacunas a una temperatura inferior a los -70º para su correcta preservación, utilizando hielo seco en su embalaje. Sin embargo, el problema salta a la vista de inmediato, ya que si bien, el hielo seco no se derrite como el hielo común convirtiéndose en agua, sufre un proceso llamado sublimación, pasando a su estado gaseoso (CO2), generando mayor trabajo para ser expulsado de la aeronave.


Vea también: IATA solicitó prioridad de vacunación contra el Covid-19 para el personal aeronáutico

Foto: Leon Neal/ Getty Images

La exposición prolongada al CO2 en un espacio cerrado como el de un avión puede ser muy peligroso, generando síntomas como confusión o pérdida de conocimiento a los miembros de la tripulación o incluso a los pasajeros. Dentro de las aeronaves existen Sistemas de Control Ambiental (ECS), diseñados para ventilar el CO2, pero los mismos son limitados, por lo que la cantidad de hielo seco transportada debe ser medida de forma meticulosa.



Solución de Pfizer a la "crisis del hielo seco"


En una demostración de trabajo en equipo, Boeing y Pfizer se unieron para solucionar este gran problema. Por su parte la propia compañía farmacéutica aseguró haber invertido alrededor de 2.000 millones de dólares en sus soluciones de producción y logística, rediseñando el embalaje de hielo seco. Para esto fue necesaria la cooperación de Boeing, que proporcionó gráficos de referencia para ayudar en los cálculos de las cargas máximas de hielo seco, incluyendo orientación específica de cada aeronave, información que será muy útil para todas las aerolíneas que transporten vacunas próximamente.


"Hemos desarrollado innovaciones de embalaje y almacenamiento para que se adapten a la gama de lugares donde creemos que se realizarán las vacunaciones. Hemos diseñado especialmente expedidores térmicos de temperatura controlada que utilizan hielo seco para mantener las condiciones de temperatura de almacenamiento recomendadas de -70ºC±10ºC hasta 10 días sin abrir", indicó Pfizer en su página web.


Vea también: Hong Kong vetó temporalmente a British Airways, Emirates y KLM por nuevos casos de Covid-19


Pfizer aseguró además que el nuevo envase desarrollado para la vacuna contra el Covid-19 había reducido la tasa de sublimación a menos del 1% de su peso por hora, aunque no indicó mayores detalles sobre la tecnología utilizada para lograr reducir el este índice, haciendo el transporte mucho más seguro.