Actualidad

  • Luis Daniel Ovalle M

Departamento de Transporte de EEUU halló “debilidades” en la certificación de la FAA del 737 MAX

A pesar de reconocer los avances de la FAA, el informe revela la preocupación por el poco entendimiento de los sistemas defectuosos relacionados con los accidentes del MAX

Foto cortesía

Un informe publicado el miércoles 24 de febrero por el inspector general del Departamento de Transporte de reveló "debilidades" en la certificación del Boeing 737 MAX por parte de la Administración Federal de Aviación (FAA). La aeronave que permaneció sancionada durante 20 meses, presentaba problemas en su software de control de estabilización automático (MCAS), lo que provocó dos accidentes con un total de 346 víctimas fatales entre 2018 y 2019.


"Queda mucho trabajo por hacer", indicó el informe de 63 páginas sobre la labor de la FAA en la recertificación del MAX, asegurando que el organismo no tenía una comprensión total del sistema de la aeronave implicado en los accidentes fatales que resultaron en su puesta en tierra. A pesar de esto, también se aseguró que la Administración "ha logrado un progreso sustancial hacia la implementación de reformas que aborden algunas de sus recomendaciones", haciendo referencia a los 14 lineamientos acordados para ser implementados por la FAA.


En el documento se manifestó preocupación por ciertos “casos en los que el mismo ingeniero de la empresa trabajó en un diseño y luego lo aprobó", como empleado de Boeing que realizaba tareas de certificación para la FAA. Por su parte, Boeing aseguró que han realizado "cambios significativos para reforzar las prácticas de seguridad", avanzando en el cumplimiento de las recomendaciones reflejadas en el informe del Departamento de Transporte.


Vea también: Nigeria, primer país africano en certificar la vuelta del 737 MAX


Este es el segundo informe de la oficina del inspector general sobre los accidentes del Boeing 737 MAX, luego se ser emitido el primero en junio de 2020, revelando que entonces Boeing no había presentado documentos a la FAA. Luego de la legislación aprobada por el Congreso en diciembre, reformando la a forma en que la FAA certifica los aviones, este nuevo informe solicita a la FAA a incorporar lecciones sobre los accidentes e "implementar un enfoque basado en el riesgo".


Este nuevo proceso, calificado por este informe como "vital para restaurar la confianza en el proceso de certificación de la FAA", impulsa la supervisión de la FAA sobre los fabricantes de aeronaves, haciendo imperativa la divulgación de información de seguridad crítica y nuevas protecciones para los denunciantes.


Por su parte, la FAA manifestó su apoyo a los fabricantes para participar antes en su "proceso de desarrollo para proporcionar a la agencia una mejor comprensión de las características novedosas". Además, están trabajando en conjunto con otras autoridades de aviación para "evaluar los requisitos de certificación para aeronaves derivadas, asegurando así un enfoque mundial coherente de la seguridad y la evaluación y el tratamiento similares de los cambios de diseño".