Actualidad

  • Luis Daniel Ovalle M

Dos aviones de Delta impactaron sus alas antes de despegar en el Aeropuerto de Atlanta


Imagen referencial - Foto: Robert Alexander/ Getty Images

El pasado martes dos aviones de Delta Air Lines chocaron en Aeropuerto Internacional Hartsfield-Jackson de Atlanta cuando se preparaban para sus respectivos despegues. Afortunadamente el impacto se produjo a baja velocidad, por lo que no hubo heridos y solo se registraron daños en las alas de ambas aeronaves.


El vuelo 1231 de Delta operado por un Boeing 737 estaba retrocediendo desde la puerta de embarque y preparándose para el despegue, mientras que el vuelo 823, un 757-300, rodaba hacia la pista cuando los extremos de las alas de ambos aviones impactaron, por lo que se inició el protocolo de seguridad para verificar el las consecuencias del incidente, provocando un fuerte retraso para ambas rutas.


La reportera estadounidense Shon Gables publicó en su cuenta de Twitter una fotografía donde se aprecia el daño en el ala de una de las aeronaves, aunque se desconoce el alcance del impacto en el otro avión. Por su parte, la aerolínea denominó el hecho como un "contacto menor a baja velocidad", además de asegurar que "ningún cliente, tripulación de vuelo o tripulación de tierra resultaron heridos".


Vea también: Tres pasajeros de Vistara resultaron gravemente heridos por fuerte turbulencia a bordo de un 737


Foto: Shon Gables

Según indicó Simple Flying, las aeronaves se someterán a reparaciones y controles para garantizar que ningún sistema se haya visto afectado, mientras que las autoridades del aeropuerto realizarán una investigación sobre los factores que provocaron el incidente. A bordo del vuelo 1231, con destino a Pensacola, se encontraban alrededor de 100 pasajeros, mientras que en el vuelo 823 embarcaron otras 200 personas, cuyo destino era el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles.


La totalidad de los viajeros fue trasladada a otros aviones de reemplazo, y si bien el vuelo a Pensacola llegó a su destino con un retraso de casi tres horas, la falta de tripulación disponible durante la noche causó que el vuelo 823 se retrasara durante la noche mientras otra tripulación entraba en turno.