Actualidad

  • Luis Daniel Ovalle M

Gobierno de China "no confía" y continúa retrasando la recertificación del MAX

A pesar del trabajo en conjunto con Boeing y la FAA, el gobierno chino prefiere esperar a tener total entendimiento de los sistemas de la aeronave antes de aprobar la recertificación

Foto cortesía

China permanece sin recertificar al 737 MAX, y este estatus podría extenderse por algún tiempo más mientras el gobierno del gigante asiático consigue la seguridad suficiente a través de las pruebas a la aeronave. Hasta la fecha, mercados importantes como Estados Unidos, Brasil y Europa han aprobado el regreso del MAX, lo cual se espera que contribuya a la recuperación del mercado, golpeado por la pandemia.


Los requisitos de la Administración de Aviación Civil de China (CAAC) parecen ser más altos y específicos que los determinados por FAA, ANAC, EASA e incluso Transport Canada. Durante una sesión informativa en Beijing, el subdirector del organismo, Dong Zhiyi aseguró que los resultados de las pruebas no brindan suficiente confianza a China para aceptar el regreso del modelo de Boeing. Cabe recordar que el país liderado por Xi jinping fue el primero en prohibir las operaciones de la aeronave después del accidente de Ethiopian Airlines en 2019.


Vea también: Departamento de Transporte de EEUU halló “debilidades” en la certificación de la FAA del 737 MAX


No obstante, el ejecutivo expresó que la CAAC está trabajando en estrecha colaboración con Boeing y la FAA para recertificar al MAX, velando por la correcta solución de todos los problemas presentes en la aeronave. Esto apoyaría de forma indirecta un reciente informe presentado por el Departamento de Transporte de Estados Unidos, el cual reveló "debilidades" en la recertificación del modelo por parte de la FAA.


Si este proceso de certificación continúa postergándose en el tiempo la caída en las entregas de MAX a las aerolíneas chinas podrían comenzar a aumentar rápidamente, siendo este país el cuarto mercado de venta más importante de Boeing. Air China, China Southern y China Eastern y otras 10 compañías aéreas del gigante asiático son clientes del 737 MAX, aunque se estima que podrían terminar decantándose por comprar el COMAC C919 de fabricación china, que tendrá sus pruebas finales entre septiembre y noviembre.