jet-engine-4721671_1920_edited_edited_ed
LOGO%20NUEVO%20png%20BLANCO_edited.png

Actualidad

La Política de Seguridad Operacional: ¿ERROR O VIOLACIÓN?



Hace unos días leí un artículo que reforzaba la teoría que el SMS no funciona simplemente porque continúan existiendo accidentes aéreos. Esta premisa simplista no contempla un punto importante: La tasa de accidentes aéreos continúa reduciéndose, pero nunca dejarán de ocurrir por una razón elemental: El factor humano.


El Factor Humano en el SMS.


Hablar de factor humano es hablar de muchos factores: desde la política de reclutamiento de una organización, su cultura organizacional, remuneración, fatiga, CRM y un sinfín de puntos a considerar que nos tomaría un libro entero para poder hablar de todos así que nos enfocaremos solamente en uno: La gestión del error.

Lo que nos diferencia a los seres humanos de la máquina es precisamente que por desconocimiento, cansancio, descontento o emociones cometemos errores y el problema no radica en el concepto del SMS, sino en la forma como las empresas aeronáuticas gestionan el error de su personal operativo.


La Política de Seguridad Operacional y la gestión del error.



La primera vez que vi una política de Seguridad Operacional trabajaba aún como personal operativo en línea de vuelo regular. La leí y uno de los puntos que me llamó la atención era: “En esta organización toleramos el error y lo entendemos como una oportunidad de mejora”. Recuerdo que hasta me causó gracia y pensé “¿ósea, si me equivoco no me van a despedir? Eso no me suena creíble”.


Y es ahí donde entra el cambio de Cultura Organizacional y la forma en cómo se ejecutan los cambios al momento de implementar un SMS. Una política de Seguridad Operacional efectiva debe eliminar el carácter punitivo del error y buscar la causa raíz del mismo a fin de lograr mitigar las consecuencias que pueda tener.


Es precisamente en ese punto donde los detractores del SMS hablan de su carácter utópico y donde la mayoría de los operadores presenta dificultades al momento de implementar una política efectiva, que permita minimizar el error y determinar en qué momento se considera error y cuando la acción debe ser sancionada por ser una violación a los procedimientos de una organización.


¿Error o violación?


Determinar cuándo una acción es un error y cuándo una violación no tiene por qué ser utópico. Para determinar en qué momento hablamos de error o de violación los  Departamentos de SMS deben contar con personal capacitado que permita evaluar la verdadera causa raíz buscando, en los factores organizacionales, fallas que puedan haber llevado a cometer el error. Supongamos que evaluamos un incidente e identificamos que existen debilidades en el entrenamiento o en las capacidades del personal contratado por la empresa. Podemos hablar de error y por ende podemos aplicar la política de Seguridad Operacional. Sin embargo, si tras la investigación se determina que no existen factores organizacionales mayores y los involucrados cuentan con sus entrenamientos al día, cuentan con todas las credenciales para el cargo que ocupan y no existen factores ambientales que desencadenaran la situación sin lugar a dudas estamos ante una violación de la seguridad y debe ser sancionado por el departamento involucrado.


Las políticas de Seguridad Operacional no pueden ser simplistas, ni simplemente un adorno colgado en las oficinas sino que debe ser aplicada de forma activa, especificando, de forma clara y precisa cuales comportamientos no son aceptables dentro de la organización y su aplicación debe ser comprendida por el personal. Mientras más claro tenga el personal que la Política de Seguridad Operacional no es un cheque en blanco para cometer violaciones sino una herramienta para mitigar el factor organizacional, para reportar situaciones de peligro sin temor a una sanción y la Alta Dirección la utilice como una herramienta fundamental para identificar condiciones latentes y mitigar sus causas, más efectiva será para minimizar el riesgo del factor humano dentro de una organización.


Carlos Leáñez