jet-engine-4721671_1920_edited_edited_ed
LOGO%20NUEVO%20png%20BLANCO_edited.png

Actualidad

México Categoría 2: Así les afecta la caída a Viva Aerobus, Volaris y Aeroméxico


Boeing 737-800 de Aeroméxico - Foto: Gabriel Mora Aldama

Recientemente la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos hizo oficial la rebaja de calificación de seguridad aérea de México tras determinar que las autoridades de dicho país carecen de los instrumentos o la capacidad para supervisar a las compañías locales. Ante este escenario surge la interrogante sobre las consecuencias para las principales aerolíneas mexicanas, las cuales se benefician de una fuerte conexión comercial con el mercado norteamericano.


En principio es importante destacar que la decisión de la FAA no está basada en problemas de seguridad de vuelo, sino específicamente en la incapacidad de la Dirección General de Aeronáutica Civil de México para supervisar correctamente a las aerolíneas locales, lo cual no cumple con los estándares internacionales mínimos de seguridad, motivando a la caída de su calificación a la Categoría 2.


¿Cómo se ven afectadas Volaris, Viva y Aeroméxico?


Las consecuencias de la decisión no afectan de igual manera a todos los operadores mexicanos, variando según sus acuerdos comerciales y planes de expansión a corto plazo. Por su parte, Volaris y Aeroméxico mantienen códigos compartidos con Frontier y Delta, respectivamente, lo cual elevaría las preocupaciones de ambas compañías debido a la posible eliminación de estos acuerdos mientras México continúe en Categoría 2, a pesar de que aún podrían vender asientos en los vuelos de las compañías estadounidenses.


Vea también: Oficial: Estados Unidos rebaja la calificación de seguridad aérea de México a Categoría 2


Glen Hauenstein, presidente de Delta (empresa que posee el 49% de Aeroméxico), aseguró en una conferencia de Wolfe Research que aunque el nuevo estatus de México en materia de seguridad tendría poco impacto sobre sus clientes, "restringe la capacidad de Aeroméxico para crecer en Estados Unidos”. Además, el directivo recalcó que la decisión de la FAA no está relacionada con ninguna aerolínea, sino con la incapacidad del regulador mexicano para acatar los protocolos correspondientes.


"La operación desde y hacia Estados Unidos está asegurada, excepto por el código compartido con Frontier, el cual representa únicamente 0.4 por ciento del índice de ocupación de nuestros vuelos", aseguró Volaris en un comunicado. La afectación de la compañía por la medida sería más bien baja, puesto que sus planes de crecimiento están enfocados en el mercado nacional y en Centro y Sudamérica.


Mientras tanto, Viva Aerobus no se ha manifestado al respecto. Esta compañía en crecimiento opera vuelos a Estados Unidos hacia destinos como Dallas, Chicago, Miami, Orlando, Nueva York, San Antonio, Houston, las Vegas, Los Ángeles, entre otros, aunque no posee acuerdos de código compartido con aerolíneas norteamericanas, por lo que al margen de sus posibles planes de expansión dentro del territorito estadounidense, la medida no le causaría grandes problemas.


Vea también: La FAA endurece las sanciones: Multa de 52.500 dólares por agredir a un auxiliar de vuelo


La fortaleza del mercado México-Estados Unidos


Los efectos de la pandemia han afectado enormemente a la aviación civil, especialmente en el segmento internacional; sin embargo, el mercado aéreo entre México y Estados Unidos es uno de los más importantes del mundo en la actualidad motivo de las políticas adoptadas por los gobiernos de ambas naciones, permitiendo un flujo constante de pasajeros con un nivel mínimo de restricciones.


Entre enero y marzo del 2021 se registraron 4.47 millones de pasajeros entre Estados Unidos y México, según la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del país centroamericano, cifras que se mantienen 36% por debajo de los niveles previos a la pandemia. Volaris encabeza a las aerolíneas mexicanas con un 8.8% de participación en el mercado, mientras que Aeroméxico ocupa el 5.4%, y Viva Aerobus el 4.4%, dejando un gran porcentaje mayoritario que se divide entre American Airlines (24.7%), United Airlines (15.8%) y Delta Air Lines (12.5%).