Actualidad

  • Luis Daniel Ovalle M

Nacimiento a bordo: Mujer dio a luz a un niño en un vuelo de EgyptAir a El Cairo

Una vez notificado el equipo del inminente nacimiento, el piloto desvió el vuelo al aeropuerto más cercano para garantizar la seguridad de la madre y el recién nacido

Foto: EgyptAir

El pasado 7 de abril se produjo el milagro de la vida a bordo de un Boeing 737 de EgyptAir, cuando una mujer dio a luz a un niño en un vuelo con dirección a El Cairo, el cual se desvió a un aeropuerto cercano para resguardar la seguridad de la madre y del bebé, ambos en perfectas condiciones tras el alumbramiento.


Un nuevo nacimiento en las alturas tuvo lugar en el vuelo MS 886 de EgyptAir desde Yamena con dirección a El Cairo. El Boeing 737-800 de la compañía egipcia despegó desde la capital de Chad con total normalidad, camino al Aeropuerto Internacional de El Cairo donde debían aterrizar alrededor de las 17:50 hora local, sin embargo en medio del trayecto y de forma inesperada llegaría al mundo un nuevo pasajero.


Una mujer de nacionalidad chadiana llamada Kaltouma Hahmat Adoudou, notificó al equipo un dolor en la zona abdominal, advirtiendo el comienzo del trabajo de parto. Afortunadamente a bordo se encontraba a bordo la estudiante de medicina Lili Muhammad Abu Bakr, quien asistió de forma exitosa el alumbramiento con la ayuda de tres azafatas mientras el avión sobrevolaba Jartum, según informó la compañía en Instagram.


Vea también: Un bebé nació en un Airbus A320neo de IndiGo durante un vuelo a Jaipur


Al recibir la notificación del hecho, el piloto Muhammad Mukhtar desvió el vuelo al Aeropuerto Internacional de Asuán, siguiendo los procedimientos para la seguridad de la madre y el recién nacido. La madre dio a luz sin ningún inconveniente y tanto ella como su bebé llegaron en perfectas condiciones al aeropuerto altero, donde fue recibida por servicios de salud para brindarle asistencia.


Momentos después, el vuelo MS 886 de EgyptAir despegó nuevamente rumbo al El Cairo, para la tranquilidad de los pasajeros luego de una escena repleta de sorpresa y preocupación, pero con la gran alegría de presenciar un nacimiento en lo alto de los cielos.