Actualidad

  • Luis Daniel Ovalle M

¡No más abusos! Pilotos y tripulantes condenan el mal comportamiento de los pasajeros

Los presidentes de las Asociaciones de Pilotos de Líneas Aéreas (ALPA) y de Asistentes de Vuelo (AFA) se manifestaron en contra de esta latente amenaza a la seguridad

Pasajeros inmovilizando a un sujeto que intentó abrir la puerta de emergencia durante el vuelo DL1730 de Delta - Foto: The Washington Post

Al margen del coronavirus y su influencia los diferentes mercados mundiales, la aviación se enfrenta a la violencia como principal enemigo en la actualidad. Las agresiones de pasajeros al personal de las aerolíneas y el mal comportamiento a bordo se han convertido en hechos cada vez más comunes, convirtiendo a los trabajadores de las compañías aéreas en víctimas frecuentes, por lo que miembros de distintos gremios se han manifestado al respecto condenando los abusos su integridad.


Desde comienzos de 2020 la aparición de la pandemia de Covid-19 fue el detonante de una aguda crisis en el sector, cuyas consecuencias continúan haciendo estragos luego de transcurrir la primera mitad del 2021. Sin embargo, uno de los problemas inesperados ha sido el incremento en los reportes de pasajeros rebeldes, los cuales según la FAA han superado la cifra de 2.500 casos desde inicios del presente año.


Solo el último mes se reportaron ataques de pasajeros al personal y comportamiento violento en vuelos de distintas aerolíneas estadounidenses. El 4 de junio en el vuelo DL386 de Delta, un pasajero intentó entrar por la fuerza a la cabina de los pilotos y tuvo que ser inmovilizado por la tripulación mientras el avión se desviaba para aterrizar en un aeropuerto alterno debido al suceso. Días antes, el 23 de mayo , una asistente de vuelo perdió dos dientes y sufrió varias heridas faciales al ser golpeada por una pasajera en el vuelo 700 de Southwest de Sacramento a San Diego.


Asistente de vuelo de Southwest herida tras el ataque de una pasajera - Foto: Captura de YouTube

Vea también: Continúa la violencia: Tripulante de Southwest perdió dos dientes al ser golpeada por una pasajera


La semana pasada, luego de una acalorada discusión un pasajero golpeó al otro con un teléfono móvil a bordo del vuelo WN-4699 de Southwest en ruta Dallas Love Field - Fort Lauderdale el miércoles 9 de junio. Como consecuencia de la presión, el dispositivo comenzó emitir humo, según indicó The Aviation Herald, por lo que la tripulación colocó el teléfono dentro de una bolsa especial para prevenir el fuego, mientras los pilotos realizaban un aterrizaje de emergencia en Pensacola.


No más abusos contra las tripulaciones


A pesar de las reacciones de organismos como la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos para combatir el mal comportamiento a bordo, como la imposición de multas desde 9,000 a 52,500 dólares a los responsables, este fenómeno sigue en aumento y continúa siendo tanto una amenaza a seguridad de los asistentes de vuelos, pilotos y pasajeros, como un importante problema operativo para las aerolíneas.


Durante el vuelo 2511 de American Airlines desde Los Ángeles a Charlotte el pasado 7 de junio, desde Los Ángeles a Charlotte, un miembro de la tripulación recriminó a los pasajeros su actitud abusiva luego de que insultaran al personal porque debido al mal tiempo el vuelo sufrió un fuerte retraso. "El hecho de que los pasajeros nos insulten y maltraten por cosas que no podemos controlar es asqueroso. Solo vamos a ir a Charlotte porque no queremos agravar esto, pero es una vergüenza para los pasajeros que han hecho de este vuelo un infierno para las azafatas", expresó el tripulante por el intercomunicador, recibiendo aplausos de la mayoría de los viajeros.


Vea también: Un pasajero de Delta intentó entrar por la fuerza a la cabina y fue inmovilizado por la tripulación


Recientemente, el capitán Joe DePete, presidente de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (ALPA), utilizó su cuenta de Twitter para condenar el comportamiento rebelde de los pasajeros y las agresiones a bordo, justo luego de que un viajero intentó abrir una salida de emergencia en el vuelo DL1730 de Delta (Los Ángeles - Atlanta) el sábado 12 de junio, por lo que tuvo que se inmovilizado por miembros de la tripulación con la ayuda de algunos pasajeros. El sujeto fue arrestado en el Aeropuerto Will Rogers World de Oklahoma, donde se completó el aterrizaje de emergencia.


"Ya es suficiente. Debe haber tolerancia cero para los pasajeros de las aerolíneas que amenazan la seguridad de otros", tuiteó el capitán DePete el sábado, agregando que a causa del aumento en número y en gravedad de estos incidentes, "en algún momento se romperá la puerta de la cabina de vuelo”. Recordando los lamentables hechos del 11 de septiembre de 2001, el representante del organismo aseguró que solo es cuestión de tiempo antes de que un pasajero con enfermedad mental o un terrorista suicida esperen el momento adecuado para abrir la puerta de alguna aeronave o cometer una acción que ponga en peligro la vida de cientos de personas a bordo.


Luego del suceso, la cuenta oficial de Twitter de la FAA respondió a las denuncias de la presidenta de la Asociación de Asistentes de Vuelo (AFA), Sara Nelson, quien expresó que "la situación está fuera de control". El organismo emitió casi la misma respuesta tanto para el tuit de Nelson, como a un reporte del medio estadounidense Today, manifestando que existe "tolerancia cero para el comportamiento rebelde o peligroso en un avión" y apuntando que las consecuencias consisten en multas de hasta 35.000 dólares o encarcelamiento, sin especificar nada sobre el reciente caso.