Actualidad

  • Luis Daniel Ovalle M

Nueva Directiva de Aeronavegabilidad de la FAA afectará a la familia Boeing 737 NG y MAX

Informes revelaron grietas en la zona de la puerta delantera que podrían verse afectadas por la fatiga del uso constante y causar descompresiones de cabina

Foto cortesía

Los trabajos de inspección de la Administración Federal de Aviación (FAA) a las aeronaves de Boeing no cesan debido a los constantes hallazgos de fallas tanto en los motores como en la estructura de las mismas. La última Directiva de Aeronavegabilidad (AD) del organismo requiere la verificación en la zona de la puerta delantera debido a la identificación de grietas en el material.


El 29 de marzo de 2021 comenzará a aplicar la nueva Directiva de Aeronavegabilidad que afecta a las familias Boeing 737 NG y MAX, un total de 1.075 aviones registrados en Estados Unidos. Debido a informes de "grietas o cortes en el conjunto del accesorio de tope de la esquina superior en la puerta de entrada delantera", la FAA solicitó a los operadores la identificación del conjunto de accesorios de tope instalado en sus aeronaves, y en caso de estar defectuoso reemplazarlo por piezas de nuevo diseño que tenga un grosor de pared y una resistencia mejorado.


Vea también: La FAA señala "fatiga del metal" como posible causa del fallo de motor en los Boeing 777


El riesgo de este fallo radica en que al no tener el grosor suficiente, la pieza se hace susceptible de agrietarse por fatiga, siendo incapaz de sostener la carga límite y aumentando la posibilidad de una rápida descompresión de la cabina durante el vuelo. Por el momento se desconoce si existen aeronaves u operadores específicos por los cuales se haya generado la la alerta, pero totos los que operen equipos 737 NG y MAX deberán cumplir el requisito antes de 10.000 ciclos de vuelo totales en la puerta de entrada delantera, o bien antes de 5.000 ciclos de vuelo después del 24 de enero de 2020.


Esta misma semana la Administración Federal de Aviación emitió otra AD debido a los fallos de motor de varios Boeing 777, entre ellos el vuelo 328 de United Airlines, que arrojó partes del motor sobre zonas residenciales de Denver, Colorado. El organismo solicitó a los operadores con aviones equipados con motores Pratt & Whitney PW400 realicen inspecciones de imágenes termo-acústicas (TAI) de las aspas de titanio en la parte delantera del motor para determinar la posible presencia de fisuras debido a la fatiga del material, ocasionadas por el uso frecuente.