jet-engine-4721671_1920_edited_edited_ed
LOGO%20NUEVO%20png%20BLANCO_edited.png

Actualidad

Por reportes de corrosión la FAA solicitó a los operadores revisar los motores del 737 MAX

Según los reportes del fabricante, a pesar de no tratarse de un fallo grave, la corrosión en en subsistema de presión puede generar reducción del empuje del motor

Foto: Lindsey Wasson/Reuters

Este martes, la Administración Federal de Aviación (FAA) ordenó la inspección de los motores del 737 MAX en búsqueda de corrosión. Esta orden se basa en el periodo de tiempo que la flota global del modelo de Boeing se mantuvo almacenada debido a las prohibiciones derivadas a los accidentes de 2018 y 2018.


Un informe compartido por el fabricante de motores CFM International a la FAA, asegura que se han reportado fallas en la unidad del subsistema de presión (PSS) en los motores CFM LEAP-1B debido a la corrosión después del almacenamiento prolongado de las aeronaves, las cuales "han estado ocurriendo desde octubre de 2020 y son el resultado de la corrosión del transductor de presión luego de períodos prolongados de almacenamiento", según indicó el documento.


Vea también: Más problemas para Boeing: Se detienen las entregas del 737 MAX debido a sus problemas eléctricos


Las condiciones a las que han estado expuestas algunas aeronaves producen que los tras transductores de presión en estas unidades sean susceptibles a una mayor tasa de fallas, por lo cual es necesaria su verificación y correcto mantenimiento. El portal especializado Simple Flying detalla que a pesar de no ser una falla peligrosa, podría provocar una reducción del empuje, por lo cual requiere la atención de los operadores.


El requerimiento específico de la Directiva de Aeronavegabilidad establece que los motores con menos de 15 horas de suministro de energía eléctrica al PSS en los últimos 90 días reciban verificaciones repetidas antes de cada vuelo, o que en su lugar, se aplique energía eléctrica a la unidad hasta acumular al menos 15 horas en total. Las estimaciones de la FAA revelan la posibilidad de unas 158 aeronaves afectadas por la directiva en los Estados Unidos, las cuales no corresponden con el lote que presenta los recientes problemas eléctricos reportados por Boeing el pasado 9 de abril.