Actualidad

  • Luis Daniel Ovalle M

Singapore "al rescate" de Boeing con 11 nuevos pedidos del 777X

Esta nueva modificación en el pedido tendrá además un nuevo retraso en la entrega solicitado por Singapore, estimando que comenzarán a partir de 2025

Boeing 777-300 de Singapore Airlines - Foto ccortesía

Por medio de un anuncio oficial, Singapore Airlines anunció el pedido de 11 nuevos 777X a Boeing, aclarando además que sus entregas se postergarán incluso más allá que la tardía fecha revelada por la empresa fabricante, tras aplazar el lanzamiento de la aeronave hasta 2023.


La comunicación oficial de la compañía aérea con sede en Changi dio pistas muy importantes de lo que será el futuro de sus operaciones y su plan para los próximos años, con la mira puesta especialmente en el fortalecimiento económico tras la crisis del sector a causa de la pandemia de Covid-19. El punto principal del comunicado fue el cambio realizado en el pedido de Singapore a Boeing, sustituyendo 14 de sus 787 Dreamliners solicitados por 11 unidades de 777X.


Esta determinación le brinda un valioso respiro a la fabricante, que en los últimos meses, y especialmente tras el anuncio del retraso de 2021 a 2023 de las primeras entregas del 777X, ha visto como los pedidos de la aeronave caen de forma alarmante. La complicada situación actual de la aviación debido al coronavirus y las restricciones aéreas, donde los traslados internacionales de pasajeros están en niveles tremendamente bajos, han afectado el lanzamiento de este avión, que aunque moderno y eficiente, es demasiado grande para la baja demanda actual.


Vea también: Southwest Airlines retomará vuelos con el 737 MAX a mediados de marzo


Hasta la fecha los pedidos totales de Singapore están constituidos por 31 Boeing 777-9, 31 Boeing 737 MAX 8, y 28 Boeing 787, a lo que se suman otros 35 Airbus A320 Y 15 Airbus A350-900. En principio la compañía comenzaría a recibir sus pedidos de 777X en 2021, pero tras el retraso anunciado por la propia fabricante, la nueva fecha para su entrega se fijó en 2023. No obstante, Singapore solicitó un nuevo aplazamiento, el cual se estima que se haga efectivo en 2025.


Esta decisión del aplazamiento en las entregas se traduce en un alivio económico para la aerolínea, ahorrándole alrededor de 3.000 millones de dólares en gastos fiscales en el periodo 2021 - 2023. Además, se perfila como una estrategia efectiva manteniendo una proyección de una esperada mejora en la demanda aérea en los próximos años, haciendo más rentable la introducción de la aeronave.