Actualidad

  • Luis Daniel Ovalle M

Thai Airways busca eliminar los "muertos vivos" despidiendo a la mitad de sus empleados

La reducción de nómina supone un segundo punto de tensión entre la compañía y los empleados luego de revelarse la existencia de fraude por parte de no menos de 26 trabajadores

Personal de Thai Airways - Foto cortesía

La nómina de Thai Airways sigue siendo todo un quebradero de cabeza para la directiva, por lo que este martes 2 de marzo han anunciado que despedirán a la mitad de su plantilla durante los próximos cuatro años. La decisión llegar luego de la presentación de su plan de reestructuración al Departamento de Ejecución Legal de Tailandia, con el cual la compañía pretende recuperarse de los efectos de la pandemia.

Chansin Treenuchagron, presidente interino de la aerolínea, aseguró que el plan consiste en que la reducción de nómina finalice con un total de entre 13.000 y 15.000 empleados para el año 2025, además de la eliminación de 240 puestos directivos bien remunerados. Para llevar a cabo este objetivo, Thai ha pedido a sus empleados que acepten su programa de rehabilitación financiera, a lo que los sindicatos se posicionaron categóricamente en contra puesto que consideran que es un trato injusto para los trabajadores.


Además del plan de ahorro, existe otra razón muy importante por la cual Thai Airways desea recortar su plantilla. Un informe presentado el 16 de febrero por la Cooperativa de Ahorros para Empleados de Thai Airways International reveló se tiene evidencia de hasta 26 empleados habrían fingido sus muertes para cobrar las grandes sumas de seguros funerarios que ofrece la compañía. Este caso se hizo incluso más llamativo puesto que muchos de estos trabajadores resultaron ser "muertos vivos", aún trabajando para Thai años después de ser presentados los certificados de defunción falsos.


Vea también:


A pesar de la queja formal de los empleados de Thai a las reducciones, presentada ante el Departamento de Protección y Bienestar Laboral, la línea aérea expondrá una parte de su esquema de rehabilitación al Tribunal Central de Quiebras (CBC), manteniendo su petición de firmar los nuevos términos a los trabajadores que deseen permanecer en la empresa.


Quienes han trabajado en la compañía entre 20 y 30 años sufrirán una serie de modificaciones significativas en sus contratos. Hasta el momento se conoce que estos cambios contemplan una reducción de días festivos (de 17 a 13 días al año) y reducción de días de licencia personal (de 24 a seis días al año), lo cual la aerolínea explica argumentando que los antiguos contratos se regían por la Ley de relaciones de empresas estatales del año 2000 y que, dado que Thai Airways ya no es una aerolínea estatal, el acuerdo ya no es vinculante.


La decisión final está en manos de las autoridades tailandesas, las cuales deben fallar en favor de la recuperación de la aerolínea bandera del país, o bien favorecer los intereses de los sindicatos de trabajadores. Uno de los peores escenarios para una aerolínea es la huelga de sus empleados ante desacuerdos contractuales, caso visto en Aeroméxico e Interjet, por lo que a Thai le aguardan un par de episodios interesantes en su proceso de reestructuración pretendido.